El Molle, territorio y contexto del proyecto FPA

En este tramo encontramos evidencias de una historia de apogeo ferroviario enmarcada entre los años 1885 y 1973.

Por:  Jimena Hevia

23.06.2017

El proyecto “Estación de la biodiversidad en el valle del Elqui, sendero interpretativo por la ruta del Elqui Pedaleable” es un tramo de 8 kilómetros entre el muro cortina del embalse Puclaro y la localidad de El Molle. En este tramo encontramos evidencias de una historia de apogeo ferroviario enmarcada entre los años 1885 y 1973. Como testigo de aquella época podemos disfrutar de los túneles El Maitén, túnel El Almendral y el túnel Puclaro. Si recorremos el tramo con detención encontramos restos de sus muros de rocas y algunas lozas. Además, podemos visitar el edificio Estación, actualmente en uso por Carabineros de Chile.

Sin embargo, este tramo no cuenta con señalética que indique estos hitos ni haga referencia al espacio que ocupa. Por eso recurrimos a la Escuela del Pueblo, y específicamente a los niños que participan en el taller de Cultura El Molle de la Escuela Dagoberto Campos Nuñez. Son niños de tercero y cuarto básico que guiados por sus profesoras han ido cada jueves, levantando piezas de una cultura y su proceso histórico para entender el territorio que habitan.

Con ellos trabajamos en la elaboración de una cartografía que servirá para dar contexto a la ruta propuesta. En esta cartografía los niños han reconocido los principales hitos que caracterizan al Molle y que ellos quieren que quién visite el pueblo, conozca. Entre estos hitos están los cementerios indígenas del complejo cultura El Molle (300-700 dc), lugares donde también han encontrado restos de cerámica, adornos y otros utensilios utilizados en aquella época.

Identificaron también la flora y nos contaron de sus usos medicinales y ancestrales. Por ejemplo, el algarrobo, guayacán, sauce, maitén, el molle, el copao, el quisco, el quintral y el palo negro. Al hablar de fauna cuentan historias sobre el zorro, degú, vizcachas, chinchillas, serpientes, lagartijas, araña pollito, alacranes y murciélagos. También aves como jotes de cuello de negro y rojo, viuditas, zorzales, queltehues, garzas, cachudito, loros tricahue, tapaculo, entre otros.

Nos hablaron de la cultura el Molle y la relación con el fuego, las cuevas, las tumbas y sus rituales fúnebres, la cerámica y sus tramas. Recalcaron el uso y la belleza de los tembetá. Nos contaron las leyendas que acompañan hasta hoy las historias familiares, la importancia del río para la obtención de rocas y su uso.

Dibujaron los elementos que hoy permiten orientarse en el pueblo y que lo caracterizan como la iglesia, la posta medica, el retén de carabineros, la cancha de futbol y la sede vecinal.

Resaltaron el color de las fachadas de las casas, el uso de adoquines para sus calles principales, la línea del tren y los recuerdos de sus padres y abuelos relacionados a los largos viajes entre La Serena y Rivadavia.

Recordemos que este trabajo está aún en proceso. Los niños seguirán enseñándonos sobre su cultura permitiéndonos así comenzar a entender el contexto, el territorio y su historia, en que el proyecto que comenzamos se enmarca.

 

Share on Facebook
Tweet about this on TwitterShare on TumblrEmail this to someone